El momento de la verdad con una escort.

Estás pensando en contratar los servicios de una escort, pero no sabes cómo hacerlo, y sobretodo, como actuar una vez estés con ella. Para contratarla, basta con entrar a una red de contactos de adultos donde podrás ver anunciarse a cientos de ellas, y elegir la que más te guste.

Pongámonos en la situación de que ya te has atrevido a llamar y quedar con una escort, así que vamos a centrarnos en qué hacer cuando ya estás con ella.

En algún momento te preguntará si quieres “ponerte cómodo”, esto significa “¿estás listo para tener sexo?”. Tu trabajo ahora es llevarla al dormitorio y desnudarla. Para protegerse legalmente, ella esperará hasta que el cliente (tú) esté desnudo antes de desvestirse. Supongo que la idea legal aquí es que has pagado por un masaje, pero cuando ella ve tu irresistible cuerpo desnudo, ya no puede controlarse y tiene que meterse en la cama contigo.

Relájate y disfrútalo. Ella es una profesional y tú eres su cliente. No es una mujer a la que tengas que impresionar. Ha estado con muchos otros hombres que son mucho más guapos que tú, y mucho más feos que tú también. En cuanto a compararte con otros clientes, si eres limpio, estás sobrio, eres amable con ella, y además, la haces reír, ya estarás por encima del resto, en el top 10% de todos los clientes de los cuales ella haya podido tener.

Si estás nervioso, podéis empezar con un masaje en la espalda, para que os acostumbréis a tocaros. Tómate tu tiempo, si esta es tu primera vez y te sientes incómodo, tal vez estaría bien acordar de antemano un tiempo extra, y calcular una propina también extra y el cargo de la agencia correspondiente para que podáis tomaros más tiempo si es necesario. De esta manera, no tenéis que apresurar las cosas.

Durante los juegos preliminares, tócala suavemente como lo harías con cualquier otra amante. Sé romántico. Aunque es una profesional, también es una mujer y su cuerpo responde como el de cualquier otra, si sabes lo que estás haciendo, ella también se lo va a pasar muy bien. Las mujeres disfrutan del sexo y si las situaciones son correctas les gusta excitarse, igual que a ti.

Quieres ser sensible y estar atento a lo que ella quiere. A algunas mujeres no les gusta que les pongas el dedo encima, a otras les encanta. Si ella dice que no hagas algo, no lo hagas. La mayoría de las acompañantes no practican sexo anal, así que, si eso es lo que quieres acuérdate de decirlo cuando llames para conseguir una acompañante que sí esté dispuesta a hacerlo. Además, besar en la boca es generalmente un no, así que ni siquiera lo intentes sin preguntar primero.

Se requiere condón, no preguntes si puedes omitirlo del trato, porque las ETS son reales, y la mujer no quiere ni tenerlas ni transmitírtelas a ti. Por otro lado, muchas de las mujeres no compran los mejores condones, así que si tienes una marca que te guste más, cómprala y ofrécete a usarla. Eso te salvará de tener que usar uno de los suyos y también te evitará un retraso incómodo en caso de que a ella se le olvidara traer uno, si no de lo contrario tendrás que salir corriendo a la gasolinera o farmacia más cercana para conseguir uno. Quien avisa no es traidor, esto sucede más a menudo de lo que puedas llegar a imaginar.

Siempre tengo un tubo de lubricante junto a la cama, la lubricación es importante. Puede ser que ya esté lo suficientemente mojada, pero también puede ser que no lo esté, y más vale prevenir que curar. Hay varias razones por las que una mujer puede no “mojarse”, incluso cuando esté caliente, estos motivos incluyen: porque está en su ciclo mensual, si está recién duchada, su estado de ánimo, el factor de con cuántos otros hombres lo han hecho hoy, algún medicamento que está tomando (los descongestionantes nasales se lo secarán más que su nariz), etc. Así que después de ponerte el condón, asegúrate de engrasárselo bien.

Estar limpio es un gran atractivo para las escorts, a las mujeres en general les gustan los hombres cuando acaban de salir de la ducha. A todas las mujeres les gusta la luz de las velas y como tal, las acompañantes con las que tengas relación no son una excepción.

Aunque se supone que la Escort debe traer sus propios suministros, es una buena idea que tú tengas los tuyos propios, nunca se sabe. Puede que de repente aparezcan y se les haya olvidado traer su material de trabajo, y de ser así, no cuentes con tener sexo con ellas, habrás llamado sin más para tener una buena y simple charla con alguien. Además, como ya os hemos avisado, es posible que prefieras una marca de condón mejor que la vayan a traerte ellas.

Por otro lado, tampoco está nunca de más, tener un suministro extra de tampones, duchas vaginales, paños y toallas limpias en el baño para que ambos podáis limpiaros y asearos después del acto principal.

Bueno, ahora ya sabes cómo puedes y debes actuar cuando contratas los servicios de una escort, así que, solo queda disfrutar del momento.